+562 2664 1585
COMPRAR CATÁLOGO
Las almohadas, como el resto de objetos hechos de tela en nuestros hogares, necesitan limpiarse de vez en cuando para retirar el polvo, sudor o grasa que se acumula:
-Retira la funda, si tu almohada está dentro de algún forro o funda, sácala.
-Utiliza detergente líquido, en poca cantidad, y preocúpate de disolverlo bien, los residuos de detergente pueden dañar el producto.
-Utiliza agua fría o tibia.
-Intenta lavar al menos dos almohadas a la vez, de modo que el peso este balanceado y la lavadora no las sacuda demasiado.
-Seca tus almohadas al aire libre o en secadora.
-Revisa que estén bien secas, además, huele las almohadas para comprobar que no haya humedad en el medio. Si las almohadas no están suficientemente secas, repite el proceso de secado y revísalas una segunda vez.

Similares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *